Significado de la Oración de la serenidad

En cuanto a la serenidad es una virtud que debemos cultivar, pues conlleva a un estado de sosiego en el individuo, donde se respira paz y potencia nuestras energías permitiéndonos desarrollar un estado de equilibrio emocional.

Autoría de la Oración de la serenidad

Esta hermosa y transcendental oración que ha marcado un hito en la historia conocida como Plegaria de la serenidad, ha sido atribuida a varios teólogos y santos, pero en realidad fue escrita por el Teólogo y politólogo estadounidense Karl Paul Reinhold Niebuhr. Estas sabias y conmovedoras palabras expresadas en tan significativa oración tocan el corazón y el alma de de una gran cantidad de personas en el mundo entero, las cuales se identifican con ella.

En este sentido, es menester señalar que la misma fue publicada en la sesión de notas necrológicas el diario New York Herald Tribune en 1940, un miembro de Alcohólicos anónimos la leyó, le impactó tanto que decidió recortarla y compartirla como lectura de reflexión en la reunión de Alcohólicos anónimos, pues vió, como su mensaje se adaptaba perfectamente a la situación de los integrantes de dicho grupo; y acto seguido se imprimieron y distribuyeron muchos ejemplares de la misma. Y la escogieron como la oración de dicha agrupación y por hoy está publicada en las salas donde funcione Alcohólicos Anónimos (AA). Dicha oración dice así:

Dios, dame la serenidad para aceptar

Las cosas que no puedo cambiar,

Concédeme el valor para cambiar

Las cosas que sí puedo cambiar

y la sabiduría para distinguir la diferencia”

 

Significado de la Oración de la Serenidad

Lo oración comienza con una invocación a nuestro adorado Padre Celestial para pedirle que intervenga en nuestra vida, nos ilumine y nos dote de las siguientes virtudes: serenidad, valor y sabiduría, mismos a fin de que elementos estos, indispensables en la vida del hombre para adaptarnos a la sociedad y vivir en armonía con ella y con nosotros seamos felices y así se sientan motivadas para alcanzar las metas que se han propuesto, más no así con las personas que son infelices, lo cual tiene como consecuencia la depresión y otro tipo de trastornos de carácter emotivo.

Dependiendo del ritmo de vida que se lleve a algunas personas se les hace difícil mantener la serenidad frente a la adversidad, pero si en oración le pedimos a Dios que nos dé la serenidad, el concederá nuestras peticiones sin menoscabo de nuestra condición.

En la plegaria de la serenidad, se pide a nuestro Dios todopoderoso que nos dé la entereza para aceptar todo aquello que no podemos cambiar, para lograr esta cualidad, el individuo debe identificar aquellas cosas que no logrará cambiar y que debe aprender a asumirlas lo que significa que acepta vivir con ellas.

Con respecto al valor, aquí se hace referencia al coraje, por lo tanto, se ruega a Dios que nos conceda la valentía de cambiar las que sí puede cambiar. Por ejemplo: cuando tenemos un problema, el primer paso para la resolución del mismo es aceptar que tiene el problema, esto implica reconocer nuestros errores, buscar las causas y tener la disposición para mejorar lo que significa que debemos tener el valor de modificar lo que sí podemos cambiar, porque es necesario hacerlo si realmente estamos dispuestos a que las cosas mejoren.

Del mismo modo, en esta oración se pide sabiduría, para que Dios nos ilumine y nos conceda la inteligencia y el conocimiento para que actuando con prudencia tengamos la capacidad de distinguir entre una cosa y la otra y así saber qué cosas debo aceptar sin tratar de cambiar y cuales son de imperiosa necesidad cambiar.