Oración en la mañana para la serenidad

¡Oh! Poderoso Dios, Padre bueno y eterno, Rey y Señor. Por quien todas las cosas fueron hechas para el deleite y disfrute de los hombres.

Te doy gracias amado Padre, por el poder de tu obra en mi vida. Por las bendiciones que cada día recibo, por tu inmensa misericordia y amor hacia mí.

Porque por tu intercesión y diligencia hacia mis necesidades he logrado cristalizar tantos sueños y deseos a pesar de las dificultades que he tenido que sortear.

Padre Celestial, esta mañana me doblego ante tu poder para que seas el bálsamo que se esparce en mi vida.

De ti proviene toda la serenidad que necesito para continuar cosechando los frutos de las obras que haces en mí.

Dame serenidad Padre amado, para ser portavoz de tu misericordia y con las palabras correctas dirigirme a quienes aún no conocen tu bondad y tu grandeza.

Serenidad Señor, para que pueda continuar andando las sendas que me han tocado recorrer. Para lograr los objetivos que me he planteado siempre de la mano de tu amor.

¡Oh! Santo Padre, dame esta, como todas las mañanas la serenidad que necesito para entender y comprender que hay cosas que no puede controlar y permíteme darles paso para que no estraguen mi paz.

Dame serenidad para aceptar que no todos ven como yo a través de tus ojos. Que no son capaces de sortear las penas del mundo regocijados en tu amor y en tu misericordia.

Dame serenidad Señor, para seguir regando por el mundo el poder de tu palabra. Para continuar siendo un discípulo más entre tantos, que han tenido la gracia de conocerte y dormir en tu amor.

Acompáñame Señor mío y nunca me dejes solo para sentirme protegido y amado por quien lo ha dado todo por mí. Amén.

Oración en mañana para la serenidad

Orar al despertar

Toda palabra que sale de nuestras bocas tiene un poder y un significado especial para Dios. Así también, para todo aquel que necesite estar en el amor de nuestro amado padre cobijados por su paz. Son fuente de esperanza y de fortaleza para quienes buscan ser bendecidos.

La oración en la mañana para la serenidad en un amplio sentido, viene a llenar las almas de quienes necesitan paz. Siendo una bendición que solo nos puede llegar de lo alto, calmando nuestras penas y serenando nuestras angustias.

Como hijos de Dios, debemos tener presente que cada una de las experiencias que sorteamos tienen una razón de ser. Sin embargo, como hombres y mujeres de este mundo, en ocasiones no sabemos cómo actuar.

Es por ello, que mediante la oración de la mañana para la serenidad, podremos solicitar al altísimo nos llene con este don. Para así, iniciar el día pleno de su sabiduría y compasión.

La práctica de la oración de la serenidad

Equivocadamente, muchos consideran que el éxito llega sin mucho esfuerzo. Pero esta errónea manera de pensar es lo que nos aleja de la voluntad y la bendición de Dios, creyendo que sin él todo es posible.

Las cosas buenas que nos da la vida siempre vienen de la mano del sacrificio. Las lágrimas y el dolor son los frutos que realmente debemos valorar. Pues sin la serenidad que nos da nuestro Padre, nunca sabríamos cómo alcanzar nuestros cometidos.

Debemos ser agradecidos y mediante la oración de la mañana para la seriedad ofrendarle a quien lo merece nuestra vida. Colocando en sus manos nuestros éxitos, nuestros logros, nuestras alegría y por qué no, hasta nuestras lágrimas y sufrimientos.

De todo lo anterior, se obtiene lo que deseamos y Dios nos lo da cada vez que hacemos una petición por la serenidad. Recibimos esa paz que necesitamos para ser dueños de nuestro destino, reconociendo de quién proviene toda la fuerza y el poder para lograrlo.