Oración para la serenidad de los Enfermos

Benevolente Jesucristo, tú que caminaste por villas y pueblos sanando todo mal de nuestro prójimo. Hoy acudo a ti, para que me llenes de tu amor y así poder sanar toda enfermedad o virus que pueda estar dentro de mí.

Concédeme la serenidad ante el temor de sentir que no existe cura para este mal que me consume. Obra en mí y toma mi cuerpo, te lo entrego para que sea tu voluntad la que se manifieste en este momento.

¡Oh! Amadísimo Jesús resucitado sanador universal, guía nuestras almas en estos tiempos de cólera, pena e incertidumbre. Impón tus manos sobre aquellos que ya están en agonía para que tu paz les muestre el camino al cielo.

No desampares a los familiares de quienes que padecen alguna enfermedad. Dales tu serenidad y fuerza para poder sobrellevar cualquier tribulación.

Dios de misericordia infinita, acompaña y protege a todos los médicos, enfermeros e investigadores que buscan constantemente la cura capaz para sanar a todos los enfermos.

¡Oh! Padre eterno, otórgales el don de la sabiduría a los líderes del mundo. Para que así, sean capaces de ayudar y afrontar las necesidades de los enfermos en sus naciones.

Querido padre, permíteme ver tu luz, pero sobre todo, dale la oportunidad a mi familia de conocer tu paz. Para que en este momento de dolor, sientan tu fuerza para mantenerse en pie.

También, quiero pedirte especialmente por aquellos enfermos que se encuentran solos y que no tienen a nadie que ore por ellos. Dales calma, tranquilidad, amor y mucha serenidad para puedan ver el milagro de tu obra en sus vidas.

No nos desampares Santo Padre y ayúdanos a mantenernos fuertes en tus promesas de salvación. Amén.

La oración para la serenidad y la salud

La oración para la serenidad de los enfermos es la acción que necesitamos para encomendarnos a Dios. Orando por nuestra sanación y liberación desde la serenidad de nuestro espíritu.

Del mismo modo, estamos colocando en sus manos todas nuestras dolencias para que sean mitigadas. Buscando fervientemente aliviar cualquier enfermedad que esté perturbando nuestra permanencia en este mundo.

Cuando nos refugiamos a la oración de la serenidad estamos llevando a cabo una acción poderosa y milagrosa. Es decir, aunque pidamos por nosotros mismos, también incorporamos a los enfermos del mundo.

Una de las mayores ventajas que tenemos al realizar la oración para la serenidad de los enfermos es el manifiesto de invocación. Donde, aunque está dirigida a Dios, también podemos colocarnos en manos de algunos de sus santos y arcángeles.

Así solicitaremos su intercesión por nosotros ante Dios. Tal es el caso, de San Rafael Arcángel patrón y protector de los médicos y los enfermos.

¿Qué nos da esta oración?

Ciertamente, la oración para la serenidad de los enfermos es una súplica muy relacionada con la sanación. Pero cuenta con un enfoque explícito sobre la armonía y el equilibrio que necesitamos de Dios. Una bendición que llega cuando reina la serenidad en nuestro interior.

Si nos referimos a la oración en sí, hablamos del estrecho vínculo que creamos con Dios para nuestra liberación y la de los enfermos del mundo. Orando especialmente, por aquellos que se encuentran desamparados y afligidos.

Estamos contribuyendo a la evangelización de la palabra de Dios. Nutriendo y colocando a todos bajo la mirada del Altísimo para que sea su guía en todo momento. Que a su vez, se traduce en el reflejo de la inmensidad del amor de Dios por sus hijos.

Que inicia en la creación del mundo, continua con la venida de Jesús a la tierra y perdura en la resurrección hasta su transfiguración en la eucaristía por la eternidad. Así pues, te recomendamos que recites con mucha fe la oración para la serenidad de los enfermos y seas testigo de las grandes cosas que Dios trae para ti.

Deja un comentario