Oración de serenidad ante los problemas

¡Oh! Jesús de la divina misericordia, vengo ante ti en oración para rogar me otorgues el don de la serenidad ante los problemas.

Inclina tu oído hacia mí como muestra de tu compasión para que tu auxilio me alcance en esta hora de desdicha.

Hoy no encuentro sentido a la vida, puesto que la tristeza invade mi corazón. Los problemas y mis preocupaciones no me dejan ver con claridad el camino que debo seguir.

Amadísimo Jesucristo transfigurado en la eucaristía, dame de tu luz para que con serenidad pueda encontrar la solución al problema que me agobia.

Inunda mi ser con la esperanza de que este mal momento pasará pronto y que todo será como antes.

Ilumina mi entendimiento. Que todas las decisiones que deba tomar den resultados positivos para todos los que dependen de mí.

Apiádate de mi alma, gran protector de los desvalidos. Para que no me pierda en caminos de oscuridad y muerte.

Tú eres grande, majestuoso y misericordioso. Por ello, no he de dudar que darás solución a mis problemas.

Porque no es mi voluntad la que se manifiesta, sino la tuya que tiene el poder para controlarlo todo.

Gracias Rey eterno por todos los favores que hasta ahora me has concedido. Tengo plena confianza de que en esta oportunidad, también veré tu milagro convertido en realidad.

Eres mi refugio y mi escudo en las horas de tribulación. Debido a eso, también quiero implorar especialmente por aquellos que se encuentran en la misma situación.

Muéstrate, querido Jesús de la misericordia y ten con ellos el mismo gesto que has tenido conmigo. Tu gloria es infinita al igual mi confianza y fe en ti. Amén.

Que la angustia no te aparte del camino de Dios

¿Has sentido que tu vida no tiene razón de ser? Tu búsqueda de la verdad ¿no te lleva a ningún lugar? O acaso ¿tus problemas son más grande que las bendiciones que recibes de Dios?

Esto es muy común cuando nos dejamos dominar por las expectativas que tenemos sobre las cosas. Dios en su infinita misericordia nos muestra los caminos que debemos seguir. De nosotros depende, cuán acertada es la senda que decidimos transitar.

Y es justamente aquí donde radican nuestros problemas más graves. Donde el hecho de no encontrar una solución nos lleva a perder la confianza en nosotros y la voluntad de seguir adelante.

Para retomar nuestras vidas, la solución más tangible es recurrir a Dios Todopoderoso. Él desde la serenidad nos dará las herramientas para salir airosos de cualquier tribulación.

Por ende, si realmente deseas que la angustia se aparte de ti recita con fe la oración de serenidad ante los problemas. Aférrate a ella, porque es allí donde encontrarás el milagro que esperas para cambiar tu vida.

La oración de serenidad, fuerza inagotable del amor de Dios

La oración de serenidad ante los problemas es una plegaria que da fuerza y esperanza a quien busca solución para sus problemas. El hecho de recurrir al gran poder de Dios es la mayor manifestación de confianza que podemos tener como cristianos.

El milagro se materializa con fuerza, siempre que nuestra oración tenga un verdadero sentido para nosotros. Pedir serenidad implica recogimiento y entrega abnegada, que a su vez, se afianza en la aceptación de la voluntad de Dios.

La oración tiene poder porque es palabra de Dios, así que no temas en pedir porque en el mismo instante que abras tu corazón al Padre, ya estará obrando en ti.

Reza confiado y hazlo habitualmente. La oración no es solo para los momentos de angustia. Es decir, la oración de serenidad ante los problemas también te aleja y protege de ellos.

Serenidad y tranquilidad para el alma en tiempo de tempestad

Cuando estamos verdaderamente en paz, en calma, podemos decir que nuestra alma, nuestro espíritu está tranquilo y lleno de serenidad. Siempre vamos a necesitar de una oración que nos purifique el alma, más en tiempos difíciles, donde con fe, viviremos confiados, por el inmenso amor que Dios nos da día a día, por su inmenso amor, por su bondad él nos hace vivir a plenitud y en paz.

En tiempos difíciles debemos mantener la paz, la calma y estar tranquilos, porque Dios estará haciendo a su voluntad, cuidando de nosotros, hacer una oración de la serenidad es bueno y esto purifica el alma, aunque en mis ojos visualicen otras cosas debo confiar en que Dios está haciendo algo a favor nuestro, nunca nos debemos sentir desamparados, mientras haya fe hay esperanza porque Dios nos da seguridad, él es amor.

Pedir serenidad ante los problemas es la mejor forma de afrontar los problemas

Las oraciones de serenidad son para la vida de los cristiano como un rocío de bendiciones. Una gracia que nos permite enfrentar las adversidades que nos depara el día a día. Además, llena el espíritu de un inmenso poder y nos reubica en el propósito de nuestra existencia.

Su efecto sanador es realmente divino y poco a poco no revitaliza el alma. Dándonos la fuerza y el ímpetu que necesitamos para continuar nuestros caminos. Una senda que está dirigida al destino que Dios deparó para nosotros.

Estas oraciones milagrosas de serenidad podemos emplearlas cuando nos sintamos abandonados o desesperanzados. Para pedir a nuestro Dios eterno que nos tome en sus brazos y nos impulse para levantarnos y avanzar.

Poner en práctica alguna oración de serenidad implica dejar a Dios que obre y sea ese bálsamo que necesita tu vida para seguir adelante. Lo mejor de todo es que nos sumergimos en el amor de Cristo nuestro Señor. Para que nada nos turbe, aflija o desmaye.

Dos oraciones poderosas para implorar la serenidad

Plegaria milagrosa de serenidad y amparo

Dios Padre bueno y eterno, a ti que eres fuente de sabiduría y fortaleza pura.

Hoy vengo a tu presencia a solicitar tu amparo y tu misericordia.
Escucha a este hijo tuyo que hoy viene humilde a pedirte inundes su vida de serenidad.

A fin de poder aceptar todas aquellas cosas que no son de mi facultad y poder cambiar.
Señor tú que eres Todopoderoso dame el ímpetu que necesito para transformar

las cosas que me son posibles y aquellas que no, a fin de que sean de agrado para ti.
Dame la serenidad que necesito para identificar con sabiduría lo que es bueno
o perjudicial para mi vida y apartarme de aquello que pueda lastimarme.
Señor, quiero vivir en tu paz y convertirme en la huella imborrable en la vida de mis hermanos.

Para que por medio de mis labios conozcan de tu grandeza y de tu gloria.
Gracias por estar siempre presente en mi vida y guiarme por las sendas correctas.

Amén.

Oración para pedir serenidad y alivio

¡Oh! Piadoso Jesucristo, tú que ves desde lo alto a estos hijos tuyos por quienes entregaste la vida y derramaste tu sangre.
Escucha a este hijo que hoy suplica vuelvas tus ojos llenos de amor y compasión.

Dale tu auxilio en lo que ha de solicitarte.

Te pido serenidad mi amado Rey, para poder vivir en armonía
cada una de las experiencias que han de llegar a mi vida.

Para que guiado por tu amor, pueda vivir cada día disfrutando uno a uno de los momentos que has dispuesto para mí.

Y que con ellos, pueda crecer como ser humano y digno hijo tuyo.
Dame serenidad mi Señor, para que pueda caminar en paz entre mis hermanos.

Y con ello, ser fuente de amor y compasión para quienes necesiten escuchar tu nombre.
Gracias mi glorioso Jesucristo porque sé que has de dirigir mi destino y alcanzaré ver la luz de tu rostro.

Amén.

Deja un comentario